Túnel Kennedy: Más conectividad para la ciudad

15 enero 2018

Luego de tres años y medio de trabajos a más de veinte metros de profundidad, a fines de octubre, entra en operación el mayor túnel carretero de Sudamérica, distinguido como uno de los proyectos del año en la ITA Tunneling Awards 2017. Con un costo de US$ 148 millones, este corredor subterráneo aumenta la capacidad vehicular en una de las zonas de mayor tráfico en Santiago, uniendo el sector poniente y oriente de la capital.

El pasado domingo 29 de octubre entra en operación el Túnel Kennedy, una de las obras viales más importantes construidas en los Últimos años en la Region Metropolitana. La infraestructura, que forma parte del Programa Santiago Centro Oriente, entrega importantes beneficios a la ciudad, aumentando la conectividad entre el sector poniente y oriente, disminuyendo los tiempos de traslado en una zona tradicionalmente afectada por la congestión vehicular.

El Túnel Kennedy es el mayor túnel carretero en Sudamérica y entregara importantes beneficios a la ciudad. Su extensión es de 1,2 kilómetros y en sus primeros cincuenta metros tiene cinco pistas, que posteriormente pasan a cuatro vías, todas en dirección hacia la zona oriente de Santiago.

La estructura se inicia en la zona del Puente Pérez Zujovic (ex rotonda) y finaliza en Av. Américo Vespucio, entre las comunas de Las Condes y Vitacura. Sus flujos se aproximan a los 4.900 vehículos por hora en los momentos de mayor tráfico.

La construcción de este mega corredor subterráneo permite aumentar la capacidad vial también en la superficie, ya que en ese sector la Avenida Kennedy contara con tres vías expresas y dos caleteras, todas en dirección al poniente.

Dicha configuración permitirá elevar en un cincuenta por ciento la capacidad de esa ruta.

Con un plazo contractual de termino de faenas fijado para febrero de 2019, gracias al método de construcción, la aplicación de tecnología avanzada y el esfuerzo de los profesionales a cargo, el túnel fue entregado con más de un año de anticipación.

Durante la ceremonia de inauguración, encabezada por la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, la Mandataria destaca que este nuevo túnel de más de un kilómetro y con cuatro pistas da una respuesta concreta a los problemas de circulación de los santiaguinos.

El Túnel Kennedy es una de las tres obras que componen el Programa Santiago Centro Oriente, ejecutado en la Concesión Sistema Oriente Poniente (Costanera Norte), y que también incluye el Mejoramiento Lo Saldes Rotonda Pérez Zujovic y Costanera Sur y sus conexiones, proyectos operativos desde fines del año pasado.

Proceso de excavación y método constructivo

La construcción del mayor túnel carretero de Sudamérica implica una serie de desafíos en materia de excavación y posterior construcción. Más aún, si además se considera que la obra se desarrolla en el subsuelo de uno de los sectores más transitados de la Regían Metropolitana.

La obra genera reconocimiento incluso más allá de las fronteras. Su complejidad y envergadura hicieron que Túnel Kennedy fuera seleccionado entre los tres finalistas del ITA Tunneling Awards 2017 organizado por The International Tunnelling and Underground Space Association (ITA) en la en la categoría Proyecto del Año, entre un listado de noventa proyectos a nivel mundial.

Para lograr tales resultados fue clave el proceso de selección de los equipos destinados a las labores de excavación, tales como retroexcavadoras, cargadores frontales, martinetes hidráulicos, camiones y grúas de diversos tamaños.

Cada uno de los dispositivos fue elegido por su capacidad, rendimiento y estándares de seguridad. Todo ello permitía que en las faenas de extracción de tierra y perforación de roca no se utilizaran explosivos.

En total se excavaron más de 233 mil metros cúbicos de tierra. Para el retiro de ese material se ocuparon medios de elevación en los piques de acceso al túnel. De este modo se evitaron acumulaciones que entorpecieran las labores que se efectuaban a toda marcha en el subsuelo.

Para transportar esos escombros se emplearon palas cargadoras y camiones de perfil bajo. El material retirado fue transportado a vertederos establecidos para tales efectos. Un aspecto relevante en la materialización de este proyecto fue la metodología escogida para su construcción. Los equipos técnicos a cargo optaron por la técnica NATM (New Austrian Tunnelling Method) que es el procedimiento mediante el que se construyen los túneles de grandes dimensiones a nivel global.

El sistema NATM consiste en una excavación cíclica y secuencial que involucra las siguientes fases:

  • Revestimiento primario instalado después de cada avance de excavación, mediante hormigón proyectado.
  • Impermeabilización mediante geotextil y PVC y reforzada con marcos reticulados, mallas electrosoldadas o barras.
  • • Revestimiento en hormigón bombeado en la contrabóveda y moldeado. En dicho proceso fue clave un carro de encofrado deslizante que trabaja de forma nocturna, situación que facilita el movimiento de camiones durante el día, lo que colabora para terminar las obras antes de los plazos estipulados.

El nuevo Túnel Kennedy incorpora una estructura de mantención y ventilación que se extiende a lo largo del ducto en su parte superior. Dicha red permite realizar las faenas de cambio de iluminación sin afectar la operación normal del tránsito, ya que el personal de mantención puede desplazarse fácilmente a través de dicha red.

Habilitación de la obra

Uno de los mayores retos relacionados con el proyecto se vivía precisamente en la etapa final, cuando el estado de avance era de 99%. Esto debido a que para habilitar el nuevo túnel fue necesario desmontar las estructuras metálicas que se habían instalado en los accesos, además de la pavimentación definitiva y las demarcaciones, entre otras faenas.

Para efectuar dicha labor se solicita el cierre de Av. Kennedy al oriente en un tramo de 1,6 kilómetros entre el Puente Pérez Zujovic y la Av. Américo Vespucio. El corte se concreta a las 22:00 horas del jueves 26 de octubre.

Fueron más de 750 personas las que trabajaron bajo la superficie en las jornadas previas a la habilitación, en turnos diurnos y nocturnos. El objetivo era concretar la apertura de la obra a las seis de la mañana del día lunes 30 de octubre, sin embargo fue posible anticipar el estreno gracias a que las faenas descritas anteriormente se efectuaron en menor tiempo de lo contemplado mediante el reforzamiento de los equipos. De este modo, los conductores pudieron comenzar a utilizar la infraestructura en un día festivo y con menor flujo de tránsito que lo correspondiente a un día laboral.

Muchos de los usuarios se mostraron sorprendidos al transitar por primera vez a trabas del túnel. Pocos fueron los que imaginaron que, en uno de los puntos más transitados de Santiago, se construiría uno de los túneles de mayor magnitud del continente.

El túnel cuenta con cuatro accesos: desde Costanera Norte por la salida 11b; desde Av. Santa Maria y Túnel san Cristóbal; desde Costanera Sur y otro desde Av. Vitacura. En tanto, las salidas son por Av. Américo Vespucio al sur; Av. Alonso de Córdova; Av. Américo Vespucio al norte; Av. Kennedy al oriente y una al centro comercial Parque Arauco.

Por: Dirección de Vialidad, Ministerio de Obras Públicas.

Fuente: www.revistaobraspublicas.cl